viernes, 3 de septiembre de 2010

Chicle

Hoy amanecí taciturno, con una endiablada resaca espiritual
acostado entre un montón de letras amorfas,
letras de colores que formaban frases incoherentes.

Estaban enredadas entre mis piernas, algunas en mis oídos,
otras entre los dedos, otras en la boca, incluso escupí una z sin sentido,
pero las que más costó desenredar fueron las letras del pelo,
porque se me pegaron como el chicle.

Palabras de chicle que se estiran, que se pegan, que hacen bombas
y a veces si las masticas mucho pueden darte gastritis.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

me gusto mucho!!! palabrasn de chicle, que se pegan, que las estiras y en tu boca le das nuevas formas! saluditos.
cocoa

Mario René dijo...

las resacas espirituales, son la peores en su género; las palabras se ponen densas y se atragantan en la sequedad

Ambar dijo...

Las que se pegan en el pelo!!!!, como me cuestan esas a la mañana hay veces que desisto de quitarlas y las saco a pasear así ...desenfadadamente enredadas...,al viento , descubiertas..., mis nocturnas verdades...