martes, 2 de noviembre de 2010

Allí cerca estás, a un paso,
un paso tan distante,
centímetros inalcanzables.

Doy mi vida por este momento,
aquí estoy, esperando por tu mirada,
pero no quieres tomar mi mano.

Talvez el tiempo ya le esté construyendo
un epitafio a este sentimiento tan vivo
que me está matando.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay personas que queremos tanto que sentimos que el tiempo que tenemos con ellas nunca seria suficiente, y eso nos causa la constante sensacion de sentir que los estamos perdiendo.

Jonathan dijo...

Que comentario tan especial...gracias.

Anónimo dijo...

...y a veces, lo que sentimos que estamos perdiendo, nunca lo tuvimos para comenzar...y todo se desmorona...