lunes, 16 de mayo de 2011

Plik,
plik,
plik,
plik,
sonaba la gotera.

De pronto salió el sol
y evaporó el agua.

Entonces por el mismo agujero,
empezó a entrar un rayo maravilloso de sol tibio
que iluminó todo el interior de aquella historia.

1 comentario:

Eris dijo...

Vaya! me gusta mucho más tu historia de la gotera que la que yo tengo incorporada...

Beso.