lunes, 12 de diciembre de 2011

Para las ciegas es muy difícil encontrar a su principe azul, por eso manosean a cuanto hombre se les ponga enfrente. Así pasan la vida, tratando de reconocer el color azul.

1 comentario:

Eris dijo...

hay que saber también que muchas "se hacen las ciegas" para pasarse la vida tanteando... ignorar les suele ser más sano que reconocer.

Beso.